FRANCISCO MATEO GONZÁLEZ

Nace en Sevilla en 1894 y fallece en Madrid en 1976.
Fco Mateo es el creador sin lugar a ninguna duda del “EXPRESIONISMO ESPAÑOL”
Mateo dice de si mismo:”Pude ser pintor académico; sin embargo, el espectáculo estético de una flor no me hacía ni llorar ni reir, empero, esos hombres, aquellos que rodearon mi pubertad, sí lo consiguieron, poniéndose y quitándose caretas, según circunstancias.”

En 1914, trabaja ya en Lisboa y en 1915colabora en la revista “España” de Ortega y Gaset.

En 1921, recibe una beca que le permite estudiar tres años en la Academia de arte de Munich (Alemania), allí colabora con la revista SIMPLICISSIMUS, y conoce y estudia de primera mano el expresionismo alemán, después de sus estudios, viaja por Austria, Italia, Hungría, Bélgica, y en 1928 realiza unos murales para la Universidad de la Sorbona de París, expone en la galería Tempo de París y en Bruselas conoce a Ensor (uno de los principales impulsores de expresionismo y surrealismo de la época), De Esmet y Permeke.

En 1930, regresa a España y expone su obra en varias exposiciones monográficas y colectivas.

Representa a España en el Pabellón de España en la Exposición Internacinal de Parias de 1937, tras el exilio después de la Guerra Civil Española, vuelve a la escena con una exposición en el museo de Arte Moderno (1948) y en las Galerías Layetanas (1950).

Su arte está inspirado por la obra de Valdes Leal que Mateo tanto visitó en el Hospital de la Caridad de Sevilla, en las pinturas negras de Goya y del ya mencionado Ensor, auque su arte es muy personal.

Hay en sus cuadros, una constante crítica contra la hipocresía, con abundantes personajes que juegan a ponerse y quitarse caretas, es la mayoría de su obra un constante carnaval de caricaturas con juegos insensatos y alocados aparentemente, personajes entre malvados y necios.

“Gaya Nuño” dice de él:
En sus cuadros el amor suele aparecer en forma de bufa, las flres se convierten en raros engendros vegetales, las vestimentas han sido especialmente imaginadas para degradar a los personajes. Dos factores intervienen siempre para enaltecer esta pintura a las más altas cumbres, y son la desbordante fantasía y la opulencia del color que lo domina de suerte tan magistral que es el color lo que le confiere la máxima categoría de pintor.

Es Francisco Mateo, el más original pintor de la España del siglo XX, sin duda es un artista de primera categoría.

En muchas de las obras, Mateos recoge un espectáculo humano que recuerda no sólo efectos teatrales sino una interpretación muy personal de la vida cotidiana. El mundo de lo comprometido, la deformación de los cuerpos y los rostros alienados se transforman para Mateos en todo un manifiesto sarcástico de España. En casi toda su obra se advierte un contenido expresionista, una paleta “áspera”, el mundo de la tragedia, lo satírico y esperpéntico